El olor que ninguna mujer puede resistir

orgasmo-femenino-psicolatina
Comparte

feromonas1¿Te has preguntado alguna vez por qué sentimos una atracción descontrolada por algunas personas? ¿Por qué ciertas personas tienen ese “algo” irresistible más allá de lo puramente físico? La respuesta está en el aire: y se llaman feromonas.

Las feromonas, esas pequeñas moléculas que rigen la atracción del mundo animal… y también la de los humanos. Muchos han intentado sintetizar este “olor” para comercializarlo y dotarnos artificialmente de ese aura de irresistible atracción para el sexo opuesto.

Las feromonas son unas sustancias químicas algo “especiales” secretadas por un individuo, que al llegar a otro individuo provocan un determinado comportamiento. Esta rápida definición implica que son un sistema de “señales” con un increíble alcance, ya que se propagan por el aire. Sirven para muchas cosas, desde una forma básica de comunicación, hasta un modo de crear una atracción irresistible.

Las feromonas no son olores normales, ya que no se perciben por la misma vía que los olores normales. Mientras la vía de los olores normales proyecta en el sistema nervioso, amígdala y sistema límbico; la vía por la que percibimos las feromonas se proyecta en el órgano vomeronasal, bulbo olfatorio secundario, amígdala e hipotálamo.

Las feromonas son en gran parte culpables de la atracción sexual y pueden provocar frecuentemente estados de excitación inconsciente. También son culpables de otros fenómenos más curiosos, como el ampliamente estudiado de la sincronización entre los periodos menstruales de mujeres que conviven juntas.

 

Estos son algunos de los perfumes de feromonas más potentes que se han comercializado:

Imagen relacionada

 

 

 

 

 

 

Descarga gratis la app de Idiscover para estar al corriente de las publicaciones en tu smartphone ;) http://www.appsgeyser.com/1723128

Kakita.... ... See MoreSee Less

#Darky Los caminantes nocturnos. La noche ha caído en los pueblos y aldeas, la oscuridad es absoluta y ya no hay ningún ser viviente caminando por las calles. Normalmente es una noche de invierno extremadamente fría, los habitantes se meten en la cama y duermen sin saber lo que a veces camina al otro lado de sus ventanas. Las calles no están vacías, siempre hay vigilantes que observan desde los rincones más oscuros. Son muchos los casos a nivel mundial, pero en España se multiplican estas apariciones de entes en las aldeas y pueblos cuando todo esta en el más profundo silencio. En todos los casos se repiten algunas características, alguien que por un mal giro del destino, llega tarde a su casa entrada ya la noche, a lo lejos divisa algo que camina a su encuentro, de lejos parece ser una persona, pero al acercarse el momento de cruzar sus caminos, hay algo que escapa de lo normal, esa figura mide casi tres metros de altura y sus pies parecen ser inexistentes. La parálisis del testigo es casi inminente, la figura aparece casi siempre vistiendo una larga sotana negra con su cabeza cubierta por una gran capucha, en el lugar de su rostro a veces solo hay oscuridad, pero en otras ocasiones aparece una cara de mueca terrorífica y ojos clavados en el testigo. El ente no se para en ningún momento, no se le ven las manos y parece levitar hacia el encuentro del testigo, la mayoría de veces, la persona huye hacia atrás, solo algunos han esperado el encuentro, ya sea por valentía, curiosidad o simple parálisis de miedo. El encuentro es imparable, aquella figura esta cada vez mas cerca y el miedo se hace cada vez mas patente en el testigo. Hay casos en los que la figura ha pasado de largo siguiendo su camino nocturno por las solitarias calles del pueblo, en otros, la figura camina incesante hacia la persona que ve ante sus ojos como se desvanece tras el terrorífico encuentro. Una vez recuperado el sentido, el testigo corre a casa donde se refugia con la cara desencajada por el horror y el terror mas profundo. Su familia le recibe preguntando que ha pasado, el testigo lo cuenta como algo salido de una película de terror, en la mayoría de los casos, saben de lo que habla, pero en otros, desgraciadamente le toman por loco. Los testigos hablan de un sonido insoportable y agudo que acompaña al ente, si bien hay que decir que otros muchos testigos hablan de un silencio sepulcral. Pero en todo caso, esos caminantes nocturnos, estos aparecidos o vigilantes de las calles nocturnas, parecen cumplir con un trabajo encomendado siglos atrás que los vivos no entenderíamos. En muchos municipios y aldeas, aun hay tradiciones de no salir a determinadas horas y si se tiene la mala suerte de salir, caminar rápido hacia casa, mirando siempre a tu alrededor por si algún caminante o vigilante nocturno aparece por alguna solitaria esquina con su cara tapada tras su larga capucha. Darkyness Verona

View on Facebook
Comparte

Comentarios

Comentarios