Construye tu propio teléfono

arduino
Comparte

 

Tu teléfono no es libre. No, no del todo. Es cierto, no es necesario que me mires así. Tu teléfono tiene muchas cosas que no puedes controlar, adaptar, usar o modificar libremente. Comenzando por su software, incluso en el caso de Android siempre encontrarás alguna sorpresa incomoda por parte del fabricante (capas, programas espía, controladores, etc). Razón por lo que en ocasiones es tan difícil encontrar una ROM alternativa cocinada para tu dispositivo. No podemos olvidar el hardware, complicado y difícil de adaptar a nuestras necesidades por limitaciones y patentes de uso de los fabricantes.

programas

Pero existe una solución, siempre y cuando no te importe tener un terminal no mucho más potente que los Nokia clásicos que todos conocemos. Gracias al aporte de la comunidad GitHub y a las capacidades de la plataforma Arduino es posible construir nuestro propio móvil. Que así de pronto parece una tarea complicada. Pero viendo los resultados parece que vale la pena.

Este teléfono no es para los adictos a lo ultimo, no tendrás acceso a internet y ya puedes olvidarte de Whatsapp, Facebook o jugar al Angry Birds. Pero podrás hacer todo lo que se espera de un terminal básico. Recibir llamadas, enviar y recibir mensajes SMS, etc. Y sobretodo lo más importante. Que puedes presumir de tener un terminal 100% libre.

No existe un kit de piezas, lo cual es una pena, pero la lista de piezas necesarias se pueden encontrar fácilmente en varias tiendas. ¿Alguien se anima?

 

Kakita.... ... See MoreSee Less

#Darky Los caminantes nocturnos. La noche ha caído en los pueblos y aldeas, la oscuridad es absoluta y ya no hay ningún ser viviente caminando por las calles. Normalmente es una noche de invierno extremadamente fría, los habitantes se meten en la cama y duermen sin saber lo que a veces camina al otro lado de sus ventanas. Las calles no están vacías, siempre hay vigilantes que observan desde los rincones más oscuros. Son muchos los casos a nivel mundial, pero en España se multiplican estas apariciones de entes en las aldeas y pueblos cuando todo esta en el más profundo silencio. En todos los casos se repiten algunas características, alguien que por un mal giro del destino, llega tarde a su casa entrada ya la noche, a lo lejos divisa algo que camina a su encuentro, de lejos parece ser una persona, pero al acercarse el momento de cruzar sus caminos, hay algo que escapa de lo normal, esa figura mide casi tres metros de altura y sus pies parecen ser inexistentes. La parálisis del testigo es casi inminente, la figura aparece casi siempre vistiendo una larga sotana negra con su cabeza cubierta por una gran capucha, en el lugar de su rostro a veces solo hay oscuridad, pero en otras ocasiones aparece una cara de mueca terrorífica y ojos clavados en el testigo. El ente no se para en ningún momento, no se le ven las manos y parece levitar hacia el encuentro del testigo, la mayoría de veces, la persona huye hacia atrás, solo algunos han esperado el encuentro, ya sea por valentía, curiosidad o simple parálisis de miedo. El encuentro es imparable, aquella figura esta cada vez mas cerca y el miedo se hace cada vez mas patente en el testigo. Hay casos en los que la figura ha pasado de largo siguiendo su camino nocturno por las solitarias calles del pueblo, en otros, la figura camina incesante hacia la persona que ve ante sus ojos como se desvanece tras el terrorífico encuentro. Una vez recuperado el sentido, el testigo corre a casa donde se refugia con la cara desencajada por el horror y el terror mas profundo. Su familia le recibe preguntando que ha pasado, el testigo lo cuenta como algo salido de una película de terror, en la mayoría de los casos, saben de lo que habla, pero en otros, desgraciadamente le toman por loco. Los testigos hablan de un sonido insoportable y agudo que acompaña al ente, si bien hay que decir que otros muchos testigos hablan de un silencio sepulcral. Pero en todo caso, esos caminantes nocturnos, estos aparecidos o vigilantes de las calles nocturnas, parecen cumplir con un trabajo encomendado siglos atrás que los vivos no entenderíamos. En muchos municipios y aldeas, aun hay tradiciones de no salir a determinadas horas y si se tiene la mala suerte de salir, caminar rápido hacia casa, mirando siempre a tu alrededor por si algún caminante o vigilante nocturno aparece por alguna solitaria esquina con su cara tapada tras su larga capucha. Darkyness Verona

View on Facebook
Comparte

Comentarios

Comentarios