10 alimentos para tener un corazón fuerte y sano

alimentos-corazon
Comparte

Búsqueda personalizada


¿Cómo cuidas tu corazón?

Es necesario que nos pongamos las pilas y cuando antes mejor, porque sino a medida que pasen los años, comenzarán los problemas. Siempre depende de ti el escoger una buena alimentación o por el contrario comer cualquier cosa que pueda dañarte. Seguir una dieta saludable es fundamental para prevenir este tipo de problemas y mejorar el colesterol, los triglicéridos, etc. Las frutas y las verduras son los grandes aliados para conseguir este objetivo, pero ¿qué otros alimentos pueden ayudarnos a tener un corazón fuerte y sano?

10 alimentos para un corazón fuerte y sano

  1. Las naranjas. Nos ayudan a reducir la presión arterial y la insuficiencia cardiaca. Tienen un alto contenido en fibra soluble que nos ayuda a eliminar el colesterol. Son ricas en potasio, antioxidantes y vitamina C.
  2. El mundo de las coles. Previenen la arteriosclerosis. Las coles, el brécol, el repollo, la coliflor, la lombarda o las coles de bruselas están llenas de nutrientes que protegen nuestro corazón en forma de fibra, ácido fólico, potasio y vitamina E. Además aportan luteína, una protección contra la aterosclerosis. Son ricas en sulforafano, importante para estimular la producción de enzimas que protegen nuestros vasos sanguíneos y que actúan como una capa de teflón aislante. Intenta tomarlas crudas con un aliño de zumo de limón porque así contienen una mayor cantidad de protectores cardiovasculares.
  3. Cebolla y ajo. Reducen la tensión y la placa arterial. Ambos protegen nuestro corazón y equilbran el colesterol, sobre todo si los tomamos crudos.
  4. Vino tinto. Tomado con moderación, ayuda al colesterol bueno a mantener limpias y flexibles las arterias. Además contiene antioxidantes que protegen y rejuvenecen las células. Eso si, tómalo con precaución. Un vaso de vino tinto al día es la dosis recomendada.
  5. Chocolate, pero negro. Si, te hablo del chocolate negro que es el que protege nuestro corazón Reduce la hipertensión, y tiene sustancias vegetales que mejoran la flexibilidad de los vasos sanguíneos y contiene grandes cantidades de fibra vegetal y magnesio.
  6. Pescado. Pescados como las sardinas, el salmón o los boquerones, reducen los triglicéricos y aumentan el colesterol bueno. Tienen ácidos grasos omega 3 que ayudan a prevenir arritmias cardiacas.
  7. Legumbres. Son perfectas para reducir la tensión arterial. Lentejas, garbanzos, soja y judías, reducen el riesgo de muerte por enfermedades del corazón. Son bajos en grasa y ricos en proteína vegetal y fibra.
  8. Frutos secos. También reducen las arritmias y el colesterol malo. Consume nueces, almendras, avellanas, y pipas de girasol o de calabaza. Toma una pequeña cantidad cada día y además te ayudarán a perder peso y a saciarte gracias a su alto contenido en fibra. Tómalos siempre que necesites un tentempié sano, eso si no los tuestes ni los sales.
  9. Aceite de oliva. Es el oro de nuestra salud, reduce la tensión arterial y equilibra los niveles de colesterol. Es una gran aliada en nuestra salud cardiovascular, y previenen enfermedades cardiacas y seniles.
  10. Granadas, manzanas y plátanos. Son tres frutas que protegen nuestras arterias, reducen el colesterol y la tensión arterial. La granada es rica en antioxidantes, las manzanas equilibran los niveles de colesterol y reducen la hipertensión, y los plátanos añaden potasio y fibra a nuestro organismo elevando el colesterol bueno y reduciendo el malo, sobre todo, si los plátanos están maduros.

Fuente: detusalud.com

 

Descarga gratis la app de Idiscover para estar al corriente de las publicaciones en tu smartphone ;) http://www.appsgeyser.com/1723128

El Estupidificador ha compartido la publicación de Archivos del Misterio. ... See MoreSee Less

#Darky Krampus Se acerca la navidad, tiempo de felicidad y regocijo donde los niños se divierten haciendo su lista de regalos y cantando canciones mientras comen leches y galletas, como podéis ver una imagen bastante agradable de la navidad. Pero a veces hay algo más acechando durante las noches navideñas, algo que se arrastra, hambriento de almas y que no cesará en su búsqueda para saciarse. Sí, la historia, mito o leyenda de hoy viene de épocas muy remotas y hoy os la voy a contar para que veáis que en estas fechas también merodean criaturas del infierno. En el siglo XI, en la navidad alemana se llevaba a cabo el culto a San Nicolás, lo que hoy en día se conoce como Papa Noel, éste premiaba a los niños buenos con multitud de regalos con los que la navidad se convertía en la mejor época del año, pero San Nicolás no viajaba solo. Con él viaja una criatura dantesca, con cuernos, pezuñas, cuerpo cubierto de pelo y una larga lengua, en su espalda llevaba un sucio saco y en una de sus manos una campanilla que hacía sonar a su paso por las calles oscuras. Su nombre era Krampus, un ser demoníaco que se encargaba de todo lo contrario que su compañero de viaje, castigar terroríficamente a los niños que se habían portado mal. La noche del 5 al 6 de Diciembre, comienza su macabro recorrido por las vacías calles, merodeando y eligiendo a aquellos niños que debían sufrir su castigo, vagaba con una sucia campanilla que hacía sonar a su paso para que los niños temblaran de horror, pues algunos de ellos acabarían en el saco del Krampus. Tras haber elegido a sus víctimas, el día de navidad vuelve a hacer sonar su campana de madrugada, anunciando a los niños su horrible final, las casas están cerradas, las ventanas tapiadas, pero el Krampus nunca se detendrá ante su cometido. Una a una entra en las habitaciones de los desdichados niños, arrancándolos de sus confortables camas y azotándolos repetidamente con las ramas que lleva en su otra mano. De nada sirve gritar ante esta terrorífica figura, los niños se aferran a sus camas, gritan y lloran, pero el Krampus les mete en su mugriento saco y sigue a por el siguiente niño. Así toda la noche de navidad, hasta que al fin termina su cometido y se los lleva a las entrañas del infierno donde serán brutalmente torturados y devorados por el Krampus. Su larga y rojiza lengua al fin podrá probar la carne de aquellos niños que se habían portado mal y con cada bocado, el Krampus se hacía más fuerte en su ira. Hay leyendas que cuentan, que para librarse del Krampus hay que enmendar los errores cometidos y poner muchas velas encendidas en las ventanas de las casas donde vivan niños, se cree que así pasará de largo. Bueno ¿Qué creéis? ¿Hombre del saco de la antigüedad? ¿Ser mitológico inventado para que los niños se porten bien? ¿O es algo que de verdad devoraba almas en el infierno de aquellos niños que no merecían regalos? No lo sabemos, pero recordad una cosa, no olvidéis portaros bien, pues el Krampus puede aparecer la madrugada de navidad para castigaros y llevaros al infierno. Darkyness Verona

View on Facebook
Comparte

Comentarios

Comentarios